Rock En Baradero 2017, ya podes revivirlo en SuinRadio.com

0
105

Pasó el Rock en Baradero y dejó aquello que prometió: mucha música compartida en tres días para el recuerdo.

Durante todos los fines de semana de enero -y a modo de previa- , muchas bandas under tocaron sobre el escenario dispuesto junto al río de la ciudad que se preparaba para el “nuevo clásico del verano”. Dicho tablado también tuvo movimiento entre el 3 y el 5 de febrero, porque funcionó como anfitrión de bienvenida, ya que por allí se pasaba obligatoriamente para ingresar al predio.


Viernes 3
El primer día se cargó de rock con los sets tempraneros de ParteplanetaEl buen salvaje Mustafunk, que se mostraron fascinados por participar del encuentro y con muchas ganas de rockear

Pasadas las 19, apareció De la gran piñata, que esta vez dejó de lado la fusión de estilos y apostó a apretar los dientes y acomodarse en una grilla rockera. De esta manera, los oriundos de Berazategui se integraron a las otras bandas y captaron la atención de aquellos que no los conocían.

En su segunda presencia en el festival, Eruca Sativa demostró por qué cada vez pisa más fuerte estos eventos. Con el paso de los años, aparecen cada vez más cerca del cierre de las fechas y van conquistando nuevos seguidores, tal como sucede en Cosquín Rock.
Carajo desplegó toda su potencia e hizo vibrar a los espectadores con clásicos como “Sacate la mierda” y también con las palabras de Marcelo “Corvata” Corvalán que, comprometido con la realidad del país, llamó a la reflexión y brindó un mensaje de calma.

Luego, Attaque 77 comenzó su lista con “Ángeles caídos” y Mariano Martínez recordó que este año celebran tres décadas girando. Este “Triángulo de fuerza” dedicó “Setentistas” a “los empleados de AGR- Clarín, a los amigos del Hotel Bahuen y a todos aquellos que pelean por un plato de comida en 2017”.
Llegó entonces el tiempo para que Kapanga regale toda su fiesta y deje en claro (una vez más) que es el grupo que mejor se adapta en estas ocasiones. Los quilmeños arrancaron con “Descartar” y se apoyaron en las canciones de su placa “Motormúsica” sin dejar de lado varios de sus hits. El humor del Mono es una marca registrada, como también lo es la ya tradicional mezcla de rock y cuarteto que abordan.
La 25 se encargó de despedir la primera jornada. Antes de comenzar, corrió el rumor de que cantaría con ellos Daniel Osvaldo, el ex centrodelantero de Boca Juniors y actual cantante de Barrio Viejo Blues. Lo cierto es que sólo siguió de cerca el recital, pero no fue de la partida. Su rock and roll clásico (algo lejano del estilo dominante del día) desató la euforia en los que viajaron por ellós y provocó respeto en quienes no habían ido a verlos.


Sábado 4
La segunda parte de este festival prometía más fiesta, pero desde temprano el cielo nublado amenazó arruinarrla. Finalmente no lo logró y los concurrentes disfrutaron de Rivales y de una de las revelaciones: El plan de la mariposa. Con menos lluvia y más concurrencia, los platenses de Cruzando el charco hicieron lo suyo.
Marilina Bertoldi presentó todo el rock de su disco “Sexo con modelos”, que inició su etapa solista luego de la disolución deConnor Questa,  uno de los combos más prometedores de los últimos años.
Bajo una leve llovizna comenzó a sonar el ska de La perra que los parió, que antecedió a los cordobeses de Los Caligaris y su cuota de cuarteto, performances circenses y alegría.
Salta la banca también valoró la lucha de los empleados de AGR Clarín y a su líder Santiago Aysine le entregaron una remera de la gráfica y tras ponérsela, les dedicó el show a los trabajadores. Las siglas de la empresa en su costado izquierdo tenían más de un significado
Estelares inició con sus primeros acordes un clima que se mantendría hasta tarde: la idea de la música con una fuerte importancia en las letras. Mientras dejaba de llover, se abría la noche de Baradero para que se escuche el rock de Cielo Razzo.Los rosarinos agradecieron por formar parte de lo que denominaron como “un hermoso festival”.

Aunque Las Pelotas -número puesto en varias ediciones- dieron a conocer los temas de su álbum “Brindando por nada”, decidieron incluir varios clásicos en su lista y dedicar “Capitán América” al nuevo presidente de Estados Unidos, Donal Trump.
Para celebrar la despedida definitiva del agua, los uruguayos de No Te Va Gustar arremetieron con “Más mejor” y regalaron dos horas de sus canciones como revancha de la primera vez que pisaron ese escenario, a comienzos de los 2000. Emiliano Brancciari recordó que en esa oportunidad  sólo pudieron interpretar un puñado de temas por la tarde antes de volver, caminando, a la terminal de Baradero. Regresaron más de una década después, ya como una de las bandas más convocantes de la escena del país y un público que los sigue a todos lados.

Domingo 5
El último día indicaba un line up de rock and roll, al que dieron inicio Amantea y Sexto Sentido, marcando el comienzo del fin. Pero quedaba mucho por delante: momentos emotivos y sobre todo música.
A Los Pérez García se los vio cómodos y sueltos, dueños del escenario, como si hubiesen estado sobre él durante todo el fin de semana. Jóvenes Pordioseros continuaron con un enérgico “Toti” Iglesias que bromeó con la antigüedad de la banda, bailó, recordó bajones de ánimo, agradeció y hasta cantó junto a su madre. Interpretaron hits como “Descontrolado” y “Cuando me muera”, pero se despidieron con una versión de “Ceremonia” de Los Ratones Paranoicos.
Sin duda, uno de los shows más esperados fue el de los platenses de Sueño de Pescado, que en menos de tres años de carrera llegaron a mucha gente y llamaron la atención y curiosidad de todos los presentes. Comenzaron con “Rock sin vuelo” y siguieron varias canciones con mensajes directos, de historias bien contadas que por momentos recuerdan a la primera época de Callejeros.
El Bordo apretó los dientes, pisó el acelerador y confirmó su constante crecimiento. En su breve presentación tocó varios inflatables y anunció la salida de su nuevo disco para marzo. A modo de anticipo sonó “Corazones olvidados”.
Como para renovar energías, llegó Nonpalidece, uno de los mayores exponentes del reggae local, “el hielo tan necesario dentro el vaso de fernet”, como definió el cantante Nestor Ramljak. El público, en su mayoría rockero, los recibió tan bien como su trayectoria merece.
Guasones tuvo un prolijo set que, con la variedad de sus canciones, permitió que se armen parejas de baile alrededor de la guitarra acústica de Facundo Soto.
El cierre definitivo corrió por cuenta de Los Gardelitos -que lanzaron Gardelitografía”, una caja con todos sus discos-  y un concierto de sólo trece canciones pero que dejó satisfechos a todos por la inclusión de algunos clásicos.

Los que también quedaron satisfechos fueron quienes se acercaron para disfrutar de un día, dos o los tres del festival. Todos ellos se retiraron con la certeza de que eso del “clásico del verano” no es solamente un slogan y este encuentro se perfila como  una parada obligada para cada febrero.

¡Hasta la próxima, Baradero!

Crónica.: Fernando RosalesSuin RadioParalizando La Tierra

Ph.: Nadia Herman – Suin Radio

Ph.: Helen Baires – RockolaVirtual

Comentários no Facebook